«Toda la tecnología del mundo no será suficiente si no trabajamos el tema cultural»: Wendoline Arteaga.

Ingeniera y docente de la UCB comenta y reflexiona sobre el rol de la mujer, la tecnología y la educación en el mundo de hoy.

El 2015, la ONU instituyó el 11 de febrero como el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia como una forma de mejorar la igualdad y el acceso en el campo de la tecnología, desde etapas como el colegio y la universidad especialmente. Al respecto, es un día que reconoce el trabajo de mujeres destacadas en el área y desde #PuntoBO queremos presentarles a alguien que cumple a cabalidad este espíritu.

La ingeniera Wendoline Arteaga Sabja, docente de la Universidad Católica Bolivia de Cochabamba en el área de Sistemas desde hace más de 2 décadas, responsable de la formación académica y pasión por la tecnología de muchos estudiantes y generaciones.

Empecemos con el clásico «Hola Mundo».

Soy Ingeniera de Sistemas de las primeras generaciones de la UCB, tengo una maestría en Inteligencia de Negocios. Trabajo en la UCB hace más de 20 años enseñando, no sólo programación sino otras materias como Estructuras de Datos y Análisis de Sistemas. He trabajado en varias universidades del país. Tengo una empresa de desarrollo de software independiente.

Actualmente, estoy más dedicada a la docencia que es lo que realmente me apasiona. Esa combinación de aportar a la juventud de Cochabamba y desarrollar la lógica y el pensamiento computacional. Lo disfruto realmente.

¿Cómo ves el rol de la mujer en el mundo de la tecnología?

La mujer en la tecnología ocupa un rol crucial porque se sabe que los equipos multidisciplinarios trabajan mejor. Estamos en búsqueda de un necesario equilibrio en el área. El problema es que en los últimos años ha habido un descenso notable de gente que esté interesada en tecnología, especialmente, jovencitas que estén interesadas en seguir carreras de tecnología.

¿Qué tal la experiencia del Grace Hopper Celebration?

Una introducción previa: Grace Hopper fue pionera en Ciencias de la Computación. Nació en 1906 y murió en 1992. Fue una gran científica y militar estadounidensde con grado de contralmirante. En su honor, se celebra cada año el GHC como el encuentro de mujeres en tecnología más grande del mundo.

Participé de la versión 2019. Conseguí una beca para estar allá como académica. Es un evento muy interesante con muchas charlas. Por ejemplo, cómo mejorar los modelos predictivos en Ciencias de Datos, como incentivar en los jóvenes el ingenio para motivarlos, mejorar técnicas de enseñanza, técnicas, liderazgo, emprendimiento, didáctica, etc. Se puede postular al evento vía web (Aquí publica su invitación para el evento 2020)

Además de las charlas, puedes hacer contactos. Piensa que eran más de 10.000 mujeres del área de tecnología juntas de todo el mundo. Mucha gente del Asia, India, Estados Unidos. Luego vimos la Feria de las Carreras donde más de 500 empresas de toda índole que desarrollan software están contratando jovencitas para hacer sus pasantías.

¿Cómo ves la educación en los colegios como docente universitaria?

El tema de la mujer es un tema pendiente todo el año. El tema para mejorar en los colegios pasa por la capacitación de los docentes. Tenemos gente en docencia que deberían ser más motivadoras y usar todas las herramientas que se disponen. Creo que ahí donde fallamos.

Muchos colegios no disponen de los mejores equipos pero la calidad humana de los docentes es la clave para que se logre estimular y despertar el ingenio de los jóvenes. Y no necesariamente debe ser el profesor de computación.

Se necesita a un líder, un motivador que sea capaz de ver en ellos más allá de que es sólo un alumno y hay que cumplir la currícula, y terminar de cubrir los contenidos y que si el chico se mueve mucho o es inquieto, no sirve para estudiar. Los menosprepcian y les quitan ese espíritu investigador y curioso. Muy pocos llegan a la universidad con toda esa energía que quisiéramos que mantengan.

De pronto también ahí está el error en nosotros. Los docentes universitarios que no estamos sabiendo incidir o apoyar en el tema colegial, de capacitar y apoyar a colegios. Es un tema que deberíamos trabajarlo en equipo.

¿Y qué aconsejas a los padres para estimular el tema tecnología en sus hijos/as?

Para desarrollar el ingenio en los chicos y despertar en ellos la curiosidad por la tecnología, yo recomendaría a los papás motivar a sus hijos con el tema de Robótica, utilizar herramientas o plataformas como Scratch y otros recursos como Code.org que te permite aprender y crear juegos desde la hora del código.

Vivimos tiempos exponenciales, se ha superado la Ley de Moore. ¿Cómo ves el futuro en 20 años?

La Ley de Moore ha sido superada, especialmente con la Computación Cuántica. A Bolivia, tecnológicamente hablando, le veo mucho potencial. hay muchas buenas cabezas, muchos cerebros. Tenemos de sobra, capacidad para desarrollar a nivel de software principalmente.

Pero toda la tecnología del mundo no será suficiente si no trabajamos el tema cultural, de orden de respeto, de estructura que todavía nos falta. La única salida es la educación. De aquí a 20 o 30 años, espero que la educación sea el factor de cambio y no solo tecnológicamente que Bolivia esté mejor, sino también humanamente.

De nada nos sirve la tecnología de punta si vivimos en un país donde el que es más vivo y aprovechado gana más que la gente que trabaja seria y duramente. Hay muchas cosas que como país y como personas deberíamos ir mejorando. Yo realmente sueño en que esto va a ser posible de aquí a unos años.

Si quieres leer más sobre las ideas de Wendoline, te sugerimos leer su columna en Opinión titulada «Mujeres a un click de la tecnología».

Comentaros