Anomalía, recuerdos del futuro inmediato.

Como todo fan de la tecnología, no podíamos dejar de ver Anomalía (2019), la opera prima del director boliviano Sergio Vargas Paz y co escrita junto al guionista Jorge Rollano. Esta coproducción entre Bolivia y Colombia se pre-estrenó esta semana en Bolivia.

No hay nada más placentero que encontrar los guiños y las referencias a todas las películas/series nerds, geeks, sci-fi, cyber punk que has visto antes (de alguna manera sientes que valieron la pena tantas horas de sofá). Fuimos con Wilfford Miranda (redactor) y Mónica Briancon (cofounder), ambos de #PuntoBO al estreno de esta película.

El evento convocó a la prensa en Cochabamba, este jueves 3 de octubre en dos abarrotadas salas de cine, donde, por supuesto, estaban los protagonistas de la película. Wilfford se sentó dos filas más abajo asi que no hubo oportunidad para el cotilleo. Al terminar la película, nos encontramos en el pasillo y me dijo «¿viste la última temporada de Black Mirror?» Lo había entendido todo.

El cine futurista siempre tiene asidero en el pasado. Desde 1927 y contando que con Metrópolis se inaugura esta suerte de fascinación por la transhumanidad (como en el trailer de H+), donde la tecnología interviene en el ser humano. De ahí, que Total Recall (1990) o la mencionada hasta el cansancio, Blade Runner (1984) abren la puerta a las demás (hola Matrix) para hablar, precisamente de los recuerdos, de las preguntas existenciales sobre la vida.

Anomalia está en esa categoría, en la intersección entre Black Mirror (2011), Abre los ojos (1997) y Pedro Calderón de la Barca (sí, el mismo de «La Vida es sueño»).

Esta película sale de ese círculo vicioso centrípeto donde todo gira alrededor de tema nacional chauvinista, de las raíces, de las revisiones y deudas con el pasado y como sociedad, para dar paso a un conflicto individual, que bien puede funcionar en Cochabamba, como en Shangai, Kuala Lumpur, Berlín o San Francisco: la soledad de quien vive sólo de recuerdos.

Por supuesto, el backing tecnológico lo puso la infraestructura de la empresa Jalasoft, con una delicada posproducción para generar interfaces/interacciones en plan «amantes del grafeno». 

La ficha de la película en IMDB, la coloca en el año 2058, con la siguiente descripción:
«Maria Ana es una solitaria mujer mayor. Su esposo, Alesandro murió hace pocos años por una enfermedad terminal. Memory Corp es una compañía que ofrece a sus usuarios, la oportunidad de ve en detalle momentos específicos de tu pasado, permitiéndoles revivir recuerdos a través de la tecnología de la neurociencia. «

Con la destacada actuación de Beatriz Spelzini (Argentina), Juan Pablo Barragán (Colombia), Julián Trujillo (Colombia) y Flor Antonucci (Argentina), y un presupuesto de 800.000 dólares, esta película está en cartelera en los principales cines del país desde el 10 de octubre.

Comentaros